Audi Crosslane coupé, adelanto del diseño y de la ofensiva híbrida enchufable del grupo Volkswagen

El crosslane coupé es el concepto que Audi ha presentado en el Salón del Automóvil de París, para mostrar el que será el lenguaje de formas de los futuros modelos Q de Audi y la arquitectura de un nuevo sistema de propulsión híbrida enchufable que será la base de ofensiva que en esta materia hará que el grupo Volkswagen tenga en los dos próximos años una opción híbrida enchufable en cada una de las gamas del Grupo.

Construcción ligera con una carrocería que combina diferentes materiales y un innovador sistema de propulsión híbrido enchufable con un motor TFSI de tres cilindros y dos motores eléctricos han que el  Audi crosslane coupé se conforme con un consumo medio de 1,1 litros cada 100 kilómetros.

El sistema de fabricación según el principio Multimaterial Space Frame del compacto Audi crosslane coupé combina tres materiales: aluminio, material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) y material plástico reforzado con fibra de vidrio (GFRP). El prototipo pesa en vacío unos 1.390 kg, incluida la batería de iones de litio. Los perfiles de aluminio conforman una estructura rígida y cerrada en torno al habitáculo. Los soportes situados bajo el capó, también realizados en aluminio, se unen a la parrilla Singleframe, realizando una función portante, al igual que la célula de seguridad del habitáculo.

Las estructuras de deformación delanteras y traseras están realizadas en CFRP; entre las estructuras portantes de CFRP del habitáculo se cuentan las taloneras, el túnel central, la pared frontal y los largueros transversales en el área del suelo. El concepto de carrocería se completa con componentes planos realizados en GFRP y con refuerzos parciales de CFRP.

Para Audi, el concepto Multimaterial Space Frame marca el camino adecuado hacia el futuro. Su peso está al mismo nivel del de una carrocería realizada en CFRP. Además, también brinda ventajas sustanciales en cuanto a los costes para el cliente y el balance energético global.

El sistema de propulsión híbrido enchufable del Audi crosslane coupé, está compuesto por un motor de combustión, dos motores eléctricos y una transmisión de una sola relación, con una potencia total de sistema de 177 CV (130 KW). El Audi crosslane coupé acelera de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos, y en modo exclusivamente eléctrico lo hace en 9,8 segundos. La velocidad máxima es de 182 km/h. El consumo de combustible se sitúa de media en tan sólo 1,1 litros a los 100 km, con unas emisiones de CO2 de 26 g/km. La batería de iones de litio garantiza, con sus 17,4 kWh, una autonomía eléctrica de aproximadamente 86 km.

Como motor de combustión se emplea un tres cilindros TFSI con una cilindrada de 1,5 litros desarrollado específicamente, que rinde 130 CV (95 KW) de potencia y 200 Nm de par motor. Este motor está conectado a un motor eléctrico (EM 1) que actúa principalmente como motor de arranque y alternador, aunque también puede hacerlo como un motor eléctrico generando una potencia de 68 CV (50 KW) y un par motor de 210 Nm. De la tracción eléctrica se encarga el segundo motor eléctrico (EM 2), que ofrece una potencia de 116 CV (85 KW) y 250 Nm de par. La transmisión brinda la posibilidad de acoplar el motor de combustión y el alternador con el resto del grupo motopropulsor mediante un embrague.

El concepto híbrido Dual Mode ofrece diferentes modos de funcionamiento. En un intervalo de velocidad de 0 a 55 km/h, de la propulsión se encarga exclusivamente el motor segundo motor eléctrico (EM 2), que toma la energía necesaria de la batería. En el modo de funcionamiento en serie, el motor de combustión y el alternador (EM 1) generan energía eléctrica para apoyar, reducir la carga de la batería o sustituirla en caso de que se agote

En el desplazamiento eléctrico se puede alcanzar una velocidad máxima de 130 km/h. Aproximadamente a partir de los 55 km/h, el sistema de propulsión permite acoplar el motor TFSI y el alternador con el grupo motopropulsor -en este sistema de propulsión híbrido, los motores se pueden combinar en virtud de un grado de eficacia óptimo y de un rendimiento máximo-. Cuando se superan los 130 km/h, de la propulsión pasa a ocuparse principalmente el motor de tres cilindros, que en caso necesario recibe apoyo del motor EM 1, en este caso funcionando como motor eléctrico.

El conductor del Audi crosslane coupé puede elegir entre una configuración cruise o la configuración race. El modo cruise prioriza la conducción eléctrica, y el conductor no percibe ni procesos de cambio ni el arranque del motor. Cuando el motor TFSI está en marcha, adapta permanentemente su régimen a la velocidad a la que se circula. El alto grado de eficacia de la transmisión brinda al sistema de propulsión híbrido Dual Mode una elevada eficiencia, sobre todo en el tráfico urbano.

El Audi crosslane coupé tiene un interior con una configuración de 2+2 plazas. Mide 4,21 metros de largo, 1,88 metros de ancho y 1,51 metros de alto, y presenta una batalla de 2,56 metros. La carrocería transmite una imagen robusta y llamativa, y deja vislumbrar ya el lenguaje de formas de una futura generación de modelos Q de Audi.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: