Volvo estrena el “tren de carretera” en España

Volo ha ensayado con éxito en España el llamado tren de carretera del proyecto SARTRE, una prueba que ha sido, además. el estreno del sistema en  carreteras públicas abiertas al tráfico. tres turismos Volvo -XC60, V60 y S60- más un camión han circulado en modo automático, sin la intervención de sus conductores, en caravana y detrás de un vehículo guía, otro camión Volvo.ha rodado por una autopista pública entre otros usuarios de la carretera. La histórica prueba en España fue todo un éxito.

Las pruebas de caravanas de vehículos del proyecto SARTRE (del inglés Safe Road Trains for the Environment) —una empresa mixta entre Ricardo UK Ltd, Applus+ Idiada, Tecnalia Research & Innovation, Institut für Kraftfahrzeuge Aachen (IKA), SP Technical Research Institute, Volvo Technology y Volvo Car Corporation— progresan cada día y en esta línea la prueba española ha sido de gran importancia, porque en una autopista cercana a Barcelona, el tren ha sido probado entre otros usuarios de la calzada.

“Recorrimos 200 kilómetros en un día y la prueba resultó muy bien. Estamos encantados”, asegura Linda Wahlström, responsable del proyecto SARTRE en Volvo Car Corporation.

Un tren de carretera consiste en un vehículo guía, con un conductor profesional al volante, seguido de varios vehículo dotados de los actuales sistemas de seguridad de Volvo Car Corporation y Volvo Technology, que  incluyen elementos tales como cámaras, radar y sensores láser.

Los vehículos controlan los movimientos del vehículo guía y también de los demás vehículos que circulan en las inmediaciones. Mediante comunicación inalámbrica, los vehículos de la caravana “imitan” al vehículo guía utilizando el control autónomo Ricardo que les permite acelerar, frenar y girar exactamente igual que lo hace el vehículo guía, mientras los conductores de los vehículos en caravana dejan el control de sus coches en manos de la  tecnología y se dedican a otras tareas, omo hablar por teléfono, conversar con el pasaje, navegar por Internet, trabajar con el ordenador portáil…., con total seguridad.

El proyecto tiene como objetivo ofrecer una mayor comodidad a los conductores, pero también pretende mejorar la seguridad del tráfico, reducir el impacto ambiental y, gracias a un control de velocidad uniforme, reducir el riesgo de atascos de tráfico.

“Haber circulado entre otros usuarios de la carretera constituye todo un hito en nuestro proyecto. Ha sido verdaderamente emocionante”, afirma Linda Wahlström. Los vehículos iban a una velocidad de 85 km/h. La distancia entre un vehículo y otro era de tan solo seis metros. “Durante las pruebas en circuito, probamos distancias de entre cinco y quince metros”, comenta Linda Wahlström.

Ir sentado en un vehículo a solo seis metros detrás de otro, a una velocidad de 85 km/h y dependiendo totalmente de la tecnología, puede dar un poco de miedo. Pero las experiencias hasta ahora indican que uno se acostumbra con mucha rapidez.

El proyecto SARTRE de tres años está en marcha desde 2009. En total, los vehículos del proyecto han recorrido unos 10.000 km. Después de la prueba en las carreteras españolas, el proyecto entra ahora en una nueva fase en la que se analizará el consumo de combustible.

“Hemos aprendido mucho durante este periodo. La gente piensa que la conducción autónoma pertenece al mundo de la ciencia ficción, pero el hecho es que la tecnología ya está aquí. Desde un punto de vista puramente conceptual, el tren de carretera funciona bien y, de una forma u otra, será una realidad en el futuro”, afirma Linda Wahlström.

“Nos hemos centrado en utilizar los sistemas existentes con muy pocos cambios. Todo debe funcionar sin modificaciones en la infraestructura de las carreteras ni costosos componentes adicionales en los vehículos. Aparte del software desarrollado como parte del proyecto, la única diferencia que hay entre estos vehículos y los que pueden verse en cualquier concesionario es la red inalámbrica que tienen instalada entre ellos”.

SARTRE son las siglas en inglés de Safe Road Trains for the Environment (trenes de carretera seguros para el medio ambiente). Parcialmente financiado por el Séptimo Programa Marco de la Comisión Europea, está dirigido por Ricardo UK Ltd en colaboración con las compañías Idiada y Tecnalia Research & Innovation de España, Institut für Kraftfahrzeuge Aachen (IKA) de Alemania, y SP Technical Research Institute of Sweden, Volvo Car Corporation y Volvo Technology de Suecia.

SARTRE pretende fomentar un cambio gradual en el uso del transporte personal mediante el desarrollo de trenes de carretera seguros para el medio ambiente (caravanas). Los sistemas se están desarrollando como prototipos que faciliten la adopción segura de trenes de carretera en autopistas públicas no modificadas teniendo en cuenta la plena interacción con los vehículos que circulan individualmente. El proyecto pretende resolver los tres hándicaps básicos del transporte —medio ambiente, seguridad y congestión— y fomentar al mismo tiempo la aceptación de los conductores por la perspectiva de un mayor “confort para el conductor”. Los objetivos de SARTRE se pueden resumir de la siguiente forma:

1. Definir una serie de estrategias aceptables de circulación en caravana que permitan circular a los trenes de carretera por autopistas públicas sin necesidad de modificar la infraestructura vial.

2. Mejorar, desarrollar e integrar tecnologías para un sistema de trenes de carretera prototipo en el que las estrategias definidas puedan evaluarse en escenarios reales.

3. Demostrar que el uso de trenes de carreteras puede aportar mejoras al medio ambiente, la seguridad y la congestión del tráfico.

4. Ilustrar cómo puede utilizarse un nuevo modelo empresarial que fomente el uso de trenes de carreteras, con beneficios tanto para los operadores de vehículos guía como para los suscriptores al sistema de caravanas.

Si tiene éxito, se espera que los beneficios de SARTRE sean considerables. El ahorro estimado en el consumo de combustible por el funcionamiento de trenes de carretera en autopistas está en el 20 %, dependiendo de la geometría y la distancia entre vehículos.

Los beneficios para la seguridad surgirán de la disminución de accidentes causados por fallo humano y fatiga del conductor. La utilización de la capacidad de las carreteras existentes también aumentará con la consiguiente reducción potencial de las horas de viaje. Para los usuarios de la tecnología, el atractivo práctico de un viaje más tranquilo, más predecible y menos costoso que brinda la oportunidad de disponer de tiempo libre adicional, será considerable. El proyecto SARTRE se inició formalmente en septiembre de 2009 y tendrá una duración total de tres años. Socios

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: